Seleccionar página

Mutual CNEA 37 años junto a Usted

Esta es nuestra historia

Fachada_smallCorría el año 1980… Una institución vigorosa y pujante desarrollaba  vertiginosamente su destino de grandeza.

Su nombre “COMISION NACIONAL DE ENERGIA ATOMICA”.

Pero lo más importante era el espíritu solidario de su gente, aunado por el compañerismo y el objetivo común, procurando asegurar el mayor bienestar posible en el futuro y una mejor calidad de vida para el presente, para sí y para todos sus compañeros.

En este contexto surgió la Mutual del Personal de la Comisión Nacional de Energía Atómica, intentando llevar a la realidad esos objetivos, guiados por el accionar promisorio de muchos compañeros (muchos de los cuales hoy no nos acompañan físicamente).

Treinta y siete años después, los avatares políticos y económicos han introducido cambios substanciales en la Organización que fue madre y como tal protectora de esta Mutual.

En los momentos actuales en que se plantea un interrogante sobre los valores éticos de ayuda mutua, solidaridad con el que menos posee o está pasando por momentos difíciles, en que pareciera que todo se reduce a una mera ecuación económica o financiera, en la que todo está medido por una utilidad monetaria sin que se tomen en cuenta conductas que hacen a la dignidad de las personas, el mutualismo y el cooperativismo son pilares que no están pasados de moda, porque se basan en constantes que provienen de la esencia del ser humano en cuanto a su participación en la obra creadora de Dios.

Esta premisa nos lleva a contemplar a los elementos económicos financieros como “instrumentos” para la felicidad y el bienestar del hombre y no un “fin” en sí mismos.

Este prologo es la reafirmación de los postulados de nuestra Mutual, que hoy quiere llegar a Ud. a través de esta página con una doble intención: la de poner en conocimiento de todos las novedades de la institución de una manera activa, y por el otro ser reflejo de la vida que circula por las venas de SU MUTUAL, esa vida depende de Ud., su vida es la vida de los asociados, sin ellos nada se podría hacer.

Déle vida a SU MUTUAL! Participe! no se aleje dando la espalda a su propia obra y la de sus compañeros que confiaron en Ud.

ES MUY IMPORTANTE RETENER ESTA IDEA

Cuando una Mutual afianza su economía, prospera y se desarrolla, no está enriqueciendo a nadie en particular. Beneficia por igual y sin excepciones a la comunidad que le ha dado vida.